Accidentes de tráfico

¿Has sufrido un atropello en paso de cebra en Madrid? ¿Qué puedes reclamar?

¿Has sufrido un accidente de trafico?

¿Te han arrollado por invasión de tu carril? ¿Te han tirado de la bicicleta por choque?

Aquí te explicamos tus derechos y como reclamar la indemnización que te corresponde.

Motivo de los accidentes de tráfico

Ahora, de un tiempo a esta parte, han aumentado el número de accidentes de trabajo por descuidos de los conductores.

De hecho, el móvil se ha convertido en uno de los principales elementos que originan los accidentes.

También, otra variable causante de muchos y graves accidentes es la velocidad.

Por ello, un atropello en paso de cebra en Madrid o en otras poblaciones, puede producirse por una alta velocidad.

Es por ello que, recientemente, ha cambiado la velocidad máxima en las carreteras secundarias, pasando de 100 km/h. a 90 km/h.

De hecho, es fácil recordar accidentes famosos, en los que los coches, literalmente, vuelan por los aires debido al exceso de velocidad.

También, es habitual que los accidentes de tráfico se produzcan por causas como invasión del carril contrario, lluvia, deslumbramiento, consumo de alcohol, etc.

Accidentes de tráfico por lluvia

Es importante tener en cuenta el estado de la meteorología cuando nos ponemos al volante.

De hecho, no pocas veces se producen los accidentes por exceso de niebla, que imposibilita la visibilidad.

Y, muchos de los choques por alcance, se dan por la niebla.

También, se producen algunos atropellos en paso de cebra en Madrid y en otras ciudades, debido a deslumbramientos por el sol.

Estos deslumbramientos suelen darse a primera y a última hora del día, es decir, en la salida y la puesta de sol.

Es por ello que, tenemos que tener especial precaución en estos casos.

Y, en cuanto a la lluvia, ésta tiene su peligro, y debemos ir a menor velocidad y ser cautelosos.

accidente de trafico por lluvia
Accidente de trafico por lluvia

Es importante, en caso de lluvia, prestar atención a los avisos de los paneles en las ciudades.

Estos paneles avisan de la situación de la carretera, las retenciones y realizan las recomendaciones adecuadas.

Así, con la lluvia, los vehículos pueden patinar si van a gran velocidad (aquaplaning).

Atropello en paso de cebra en Madrid

Tanto en Madrid, como en otras ciudades y poblaciones, el atropello en paso de cebra se ha convertido en habitual.

De hecho, el atropello en paso de cebra en Madrid ha aumentado considerablemente, y por ello, se realizan continuamente campañas de concienciación para los conductores.

atropello en paso de cebra en Madrid
Atropello en paso de cebra en Madrid

Algunos de estos atropellos nos vienen a la mente, de personas mayores y de chicas jóvenes.

Estos atropellos pueden acarrear el fallecimiento del accidentado, o bien, otras lesiones de mayor o menor gravedad.

Ojo, en los supuestos de fallecimiento o gran lesionado, las indemnizaciones son cuantiosas, y teniendo derecho no sólo los familiares directos de la víctima, sino también los allegados.

indemnizaciones muy altas
Grandes lesionados

Importante, en los casos de grandes lesionados, no hay que pelear sólo hasta el último duro de los perjuicios patrimoniales y físicos, sino, además, otros conceptos como perjuicios psicológicos y estéticos.

Además, hay que tener en cuenta que algunos de estos conceptos andan un poco “escondidos” en el baremo.

De manera que, para un profesional lego o no especialista en esta materia, pasarían desapercibidos.

Para defender y luchar por una completa y total indemnización hay que desmenuzar el baremo para conseguir hasta el último concepto escondido en el mismo.

Por ello, tienes que contratar los servicios de un especialista en la materia, alguien experto que defenderá tus derechos e intereses hasta el último duro.

Atropello de menor en bicicleta

Cuando de menores de 14 años se trata, la ley es muy concreta.

De hecho, el menor tiene cubierta toda la asistencia médica y clínica que necesite.

Además, en CASO DE LESIONES, hay que tener en cuenta quien ha sido el culpable del suceso:

  • Si el menor ha invadido súbitamente la calzada, no necesariamente ha de tener toda la culpa.

Aquí, hay que valorar si hay concurrencia de culpas, porque, aunque el menor haya invadido la calle o carretera, es muy probable que el coche fuera a una velocidad superior a la permitida.

¿Esto qué supone?; muy fácil, si el vehículo hubiera ido a la velocidad permitida en vías urbanas, es muy probable que el menor tuviera menos lesiones.

Es decir, por esa negligencia del conductor, las lesiones del menor se han agravado.

Por tanto, pese a que el menor tiene parte de culpa, también tiene derecho a un porcentaje de la indemnización que corresponda.

  • Y, si la culpa ha sido del vehículo, la indemnización juega como habitualmente.

El menor, en este caso, tiene derecho a la indemnización que íntegramente le corresponda según el baremo y las circunstancias.

  • Si, claramente, el conductor no ha cometido ninguna negligencia, y el menor ha sido el culpable al cien por cien, no tendrá derecho a indemnización alguna.

Siempre, en cualquier caso, el menor está cubierto con todos los gastos relacionados con hospitales y médicos.

fallecimiento de un menor
Fallecimiento de un menor

Por otra parte, en CASO DE FALLECIMIENTO del menor, AQUÍ, la ley es clara, cuando se trata de un menor de 14 años, con independencia de la culpa o no del mismo, sus familiares y allegados tienen derecho al cobro de la totalidad de la indemnización que corresponda en este caso.

¿Qué indemnización me corresponde en caso de atropello en paso de cebra en Madrid o en cualquier otra localidad?

            La indemnización, aunque viene legalmente regulada, siempre hay cierto margen para añadir por las circunstancias y situaciones del caso concreto.

Así, la indemnización es la misma ya sea el accidente provocado como:

  • Atropello en paso de cebra en Madrid o en cualquier otra localidad
  • Atropello cruzando una carretera
  • O también, atropello circulando en bicicleta, monopatín, moto o patinete.
  • Choque frontal por invasión de vía
  • Choque, independientemente de las circunstancias
  • Salida de vía en carretera comarcal
  • Salida de vía en carretera secundaria
  • También, en salida de vía en carretera nacional
  • Y, cualquier otra salida de vía
  • Choque por alcance,
  • Cualquier otro accidente de tráfico

De dichas indemnizaciones siempre se hace cargo el seguro del vehículo implicado, salvo que el mismo carezca de seguro, en cuyo caso habrá que reclamar al Consorcio.

¿De qué depende la indemnización que me corresponde?

En todos los supuestos hay algunas cuestiones genéricas a tener en cuenta:

  • Así, si el accidente ha tenido lugar con la intervención de un solo vehículo, y no se trata de atropello a ningún peatón, tenemos:
    • El conductor no tiene derecho a indemnización alguna (a salvo de un seguro específico que se la conceda, hay que valorar la póliza).
    • Los ocupantes tienen todos los derechos a la indemnización que legalmente les corresponda, dependiendo de las circunstancias.
    • Si, han intervenido varios vehículos aquí, hay que matizar:
      • Supuesto en el que el conductor ha resultado culpable, al cien por cien. En este caso no le corresponde ninguna indemnización al conductor culpable.
      • Supuesto en el que se da una concurrencia de culpas, es decir, ambos conductores han sido culpables en parte. En este caso, sí le corresponde indemnización al conductor, pero en un porcentaje determinado por las circunstancias.
      • Si, el conductor culpable es el otro implicado, entonces, en este caso, te corresponde la totalidad de la indemnización contemplada en baremo

Hay que tener en cuenta que, todos estos supuestos, suelen acabar en vía judicial, por lo que será la defensa, prueba y resultados, los que determinarán los porcentajes y culpas.

También puede ser que el abogado, dentro de sus valoraciones y márgenes, pacte una buena indemnización con la Compañía para evitar juicio, y aquí se dan tiras y aflojas, etc.

Es importante, ya te digo, que elijas a un profesional en estas líderes; ahí, estará la diferencia entre el resultado y las cuantías conseguidas.

Importante, es conocer, que, en cualquiera de los supuestos, los ocupantes, no así el conductor, siempre tienen derecho a la indemnización establecida en baremo.

Algunas cifras del baremo

Para hacerse una idea, las cifras más comunes del baremo pueden ser:

En el supuesto de lesiones,

  • la indemnización por días
    • En situación UCI o similar, considerado como día “muy grave”, 100€ día en 2016, y 103,48€ en 2019.
    • Si la situación de hospitalización en planta o similar, considerado como día “grave” 75€ día en 2016, y 77,61 en 2019.
    • En situación de baja laboral, considerado como día “moderado” 52€ día en 2016, y 53,81 en 2019.
    • En situación de días básicos, en los que no estando de baja médica, aún no puede realizar la totalidad de las actividades diarias, son 30€ días en 2016, y 31,05 en 2019.
  • Las intervenciones quirúrgicas estaban en 2016 entre 400 y 1.600 euros, y un poco más ahora en 2019, sin grandes aumentos, con las subidas de regularización, de 413,93 a 1.655,73 euros.
  • La asistencia sanitaria, otros gastos resarcibles, y el lucro cesante, según su importe.
  • Además, es importante, la valoración de las posibles secuelas que pudieran quedar.
consigue hasta el ultimo duro
Consigue hasta el ultimo duro

Las secuelas son aquellos daños que quedan como definitivos, una vez terminado el período de curación.

Pueden ser deficiencias físicas, intelectuales, orgánicas y sensoriales.

También se consideran secuelas, los perjuicios estéticos derivados de una lesión.

Para valorar las secuelas la ley establece una serie de reglas, tablas y fórmulas.

Distingue entre secuelas funcionales y estéticas.

Dentro de las secuelas funcionales están las concurrentes, las interagravatorias y las agravatorias del estado previo.

La valoración va a depender de la puntuación del caso concreto; los puntos tienen una valoración distinta dependiendo, por ejemplo, de la edad del perjudicado.

La mayoría de las veces, la indemnización por secuelas es muy superior a la que resulta de la indemnización por los días de impedimento.

En el supuesto de fallecimiento

En este supuesto juega la edad del fallecido para establecer las indemnizaciones que les corresponden a los perjudicados.

Así, a título de ejemplo, en un caso de un fallecido de 29 años, en un atropello en paso de cebra en Madrid, corresponde, de manera meramente aproximada, y teniendo en cuenta que las cifras pueden doblarse o triplicarse en muchos de los casos:

Indemnización a los padres del fallecido: unos 73.000 euros, a cada uno de los padres, a lo que hay que añadir otros conceptos y estudios específicos; así si el fallecido es hijo único, esta cuantía se ve incrementada, o si han fallecido todos los hermanos en el accidente.

Es decir, hay que hacer otra serie de valoraciones y estudios de cada caso concreto.

A cada hermano del fallecido, le correspondería sobre 21.000 euros. Aquí hay que tener en cuenta otras circunstancias, por ejemplo, si uno de los hermanos es menor y dependía económicamente del fallecido.

Tanto a los hijos menores de 14 años, como al cónyuge viudo, le corresponde una indemnización aproximada a cada uno de ellos de unos 88.000 euros, pero a esta hay que añadir el lucro cesante, lo que puede doblar, triplicar o cuadruplicar la indemnización de cada uno de ellos.

Por ello, a estos últimos perjudicados, casi siempre, les sube la indemnización a cifras superiores a 100.000 o 150.000 euros.

Todas estas cifras, meramente orientativas a título de ejemplo, tienen que ser matizadas y ampliadas en cada caso concreto y real.

Así, en cada caso hay que tener en cuenta, si se trata de pareja de hecho, que tiene los mismos derechos y hay que defenderlo.

También, a los allegados, les corresponden unos 10.800 euros a cada uno, siempre que cumplan una serie de requisitos legalmente establecidos.

Otros condicionantes

Otras circunstancias que son objeto de valoración, son aquellas que se dan de manera específica y peculiar en el caso concreto.

Así, no conlleva la misma indemnización unas cicatrices en la cara para una actriz, que para un señor de 92 años.

O, no recibe la misma indemnización por el fallecimiento de un padre, un hijo menor o discapacitado, que un hijo mayor e independizado.

Tampoco puede valorarse igual, estéticamente, la pérdida de un brazo, que la pérdida de un brazo y una pierna, por ejemplo.

Al igual, por el fallecimiento de un abuelo, también reciben indemnización los nietos de hijo fallecido, que se determina de manera individualizada a cada nieto.

En cada uno de los supuestos, además, hay que ver minuciosamente si corresponden partidas como el lucro cesante, gastos de otro tipo, etc.

Cada caso tiene su individualización y ha de ser tratado como único, y estudiado a fondo.